Era una niña miedosa e insegura al pararse enfrente de un grupo de personas y tenía problemas al hablar porque mis palabras no eran coherentes, entonces Dios pensó que era bueno ponerme al frente de una iglesia y predicar su palabra. No me gustaba que me notaran y siempre quería estar atrás de todos para que no me vieran y así no me escogieran. Y por eso, Dios pensó que era mejor liderar jóvenes.  También era una persona que sentía vergüenza opinar y dar ideas, tampoco era capaz de empezar algo sola, y entonces, Dios pensó que era bueno que empezara una organización. 

Dios tiene algo por lo débil e incapaz y por alguna razón El escoge ir por todo un proceso de preparación en lugar de escoger trabajar con personas que son fuertes, preparadas y perfectas para una posición. Al parecer la definición que nosotros tenemos de “perfecto” no es la misma que la de Él. Cada personaje de la Biblia era incapaz y necesitaba habilidad. Para Dios eso era perfecto. Sus planes son mayores y siempre irán más lejos que los propios. En lo personal, yo no sabía que El solamente necesitaba escuchar “Yo lo hago”, no importaba lo insegura y temblorosa del tono de mi voz. Tome la decisión de renunciar a los sueños propios para empezar a vivir los de Él. Esos que el soñó para mi antes de diseñarme y en verdad, no sabía lo que me esperaba.

Después de esta decisión, el Señor empezó a mover, acomodar y a quitar algunas cosas de mi vida que yo no consideraba que afectaban esos sueños que el quería desarrollar en mí. Me aparto de relaciones personales que afectaban mi ministerio como amistades y relación sentimental. El empezó a desarrollar esos sueños que ya estaban en mí y se activaron al momento de decir, “yo lo hago”. Vino el liderazgo de jóvenes en mi iglesia local y tiempo después, El empezó a inquietarme por otro lado muy fuertemente. Me dio la oportunidad de empezar una organización que ayuda a personas que están en necesidad. Fue algo que solo empezó en mi iglesia local pero este proyecto fue creciendo y más personas se fueron sumando. En un año pudimos brindar ayuda a personas en diferentes lugares del mundo. Toda esta visión al compartirla con más personas provocaba en mi ánimo y apoyo. Disfruté mucho la preparación de esta visión pero recuerdo que cuando tenía todo listo para lanzar y anunciar oficialmente esta organización, empecé a tener miedo e inseguridad porque no me sentía capaz de hacer algo así. Personas que sabían de este proyecto, se preguntaban porque pasaba el tiempo y no lo echaba a andar pero yo siempre buscaba escusas para detenerlo un poco más de tiempo hasta sentirme “capaz” y creer que esto era real. 

Recuerdo que antes de arrepentirme de todo esto, fui delante de Dios a nuestro encuentro y le pregunté exactamente así: “¿Estás seguro que en verdad quieres esto? ¿Estás seguro que aquí? Estamos en un lugar muy pequeño y lo normal es que la ayuda venga de lugares grandes y no de lugares pequeños como este. Además, la gente está acostumbrada a que la ayuda venga no a llevarla”. Empecé a exponerle todas estas razones de porque no era bueno hacer esto y de hacerle saber porque esto no podía funcionar. Él no me interrumpía como otras veces y preferí quedarme callada. Hasta que decidí pararme de ahí, El me regresó a ese momento cuando le dije con mi voz temblando “yo lo hago”. Después me dijo esto: “Tu trabajo es lanzarlo, mi trabajo es tocar el corazón de las personas.. Tu trabajo es creerme a mí, mi trabajo es abrir puertas.. Tu trabajo es correr hacia esas puertas, y mi trabajo es mantenerlas abiertas”. 

Tenía miedo, y estaba bien. Me sentía incapaz, ¡y estaba perfecto! El solamente quería escuchar la disponibilidad para poder prepararme y después mandarme con la habilidad. La habilidad vino después de mi disponibilidad. Tengo que traer a Moisés a este cuadro. El Señor ya tenía su plan perfecto y escogió a Moisés para ejecutarlo. Cuando Dios le habló, Moisés salió con todas estas escusas y se las presento al que lo creó. Pero su creador deseaba trabajar ATRA VEZ de él y para eso tenía que trabajar primero CON él… “Yo estaré contigo en todo momento” (Ex. 3:12 TLA). Pero Moisés seguía insistiendo en sus escusas, entonces Dios tuvo que llevarlo por un proceso primero y El seguía mostrándole que Él era Dios (Ex. 4:1-3). Dios quería trabajar con su problema de habla y fe. Entonces le dice que le diga a Aarón que sea él quien diga todo lo que Dios mandaba (Ex. 4:14). Pero esto solo ocurrió al principio porque después vemos como Moisés se para delante de Faraón y del pueblo de Israel por si solo sin ningún problema de habla y sin ningún miedo ni inseguridad alguna. Este era el mismo Moisés pero ahora con la habilidad de hacer el trabajo. 

Hay algo que siempre le recuerdo a mi grupo de jóvenes. El diablo no es creativo y no tiene nada de imaginación. Ha estado usando las mismas estrategias por muchos años. Robar, matar y destruir. ¿Te suenan familiares? El roba sueños, mata propósitos y destruye ministerios que todavía ni siquiera florecen. Son sueños, propósitos y ministerios que están dentro de personas pero que todavía no se desarrollan. Cuando Jesús murió y resucito, el deposito en nuestras manos algo que se llama autoridad. Esa autoridad es para que nosotros pudiéramos hacer lo que El haría si todavía estuviera aquí en la tierra. PERO nosotros fuimos y la guardamos muy bien. ¿Y sabes que es lo triste? Que cada vez que el enemigo viene y nos engaña diciendo “no tienes lo que se necesita” “nunca funciona” “otro lo podría hacer mejor que tu” “mira tú pasado” “mira alrededor tuyo, estas solo en esto”, cada vez que esto pasa nosotros vamos a donde guardamos esa autoridad que Jesús nos dio, la tomamos y luego vamos a ponérsela en sus manos para que él pueda robar, matar y destruir lo que Dios puso en nosotros antes de diseñarnos. Dios creo tu propósito antes de crearte a ti y Dios soñó con lo que harías antes de diseñarte. 

Es asombroso como Dios creo las cosas. Para crear el día, la noche, el cielo, el mar, las plantas, el sol, la luna, y los animales El solo dio la palabra y fue hecho al instante. Pero cuando creo al hombre, metió sus hermosas manos y con su propio aliento le dio vida. Todo fue tan perfecto para que Adán llegara después de que su trabajo estuviera establecido en la tierra. Tu propósito fue hecho perfectamente y tú fuiste diseñado exactamente para hacerlo. Deja de ver con tu vista y adopta ya la visión de Dios. Activa tu disponibilidad para que Él pueda empezar el proceso en ti. Vive Sus sueños porque esto es vivir. No existas solamente,  empieza a vivir. 

 

Astrid Salinas was born and raised in Mexico, until she moved to the Rio Grande Valley to serve along with her family. She is earning a degree in Sociology and Psychology. She currently serves at Vida Worship Center in Weslaco, TX, and is in charge of the youth group. In 2014, she founded 1HEART1PURPOSE, a non-profit organization in the RGV that feed, provide drink, and shelter people in need from different parts in Mexico, United States and a small community in Kenya.

Comment