1.       No confundas el ministerio con tu relación con Dios.

A menudo buscamos sustituir nuestra relación-devocion con Dios con el servicio a Dios. Cosas que no son lo mismo pero están relacionadas. A veces el trabajo arduo del ministerio termina por ahogar nuestra relación con Dios, con la excusa de que nuestro servicio y nuestras obras son más importantes que pasar tiempo con Dios.

2.       Ama el ministerio, mas no te enamores de el.

 El grupo de jóvenes no es tuyo, es de Dios. Aprende a amarlos, mas nunca te enamores como adolescente de una relación prohibida. Nunca te sientas el dueño al decir “mi grupo de jóvenes”. Dios es el Señor de la obra y tu solo eres un mayordomo, un administrador. El grupo de jóvenes debe seguir adelante contigo o sin ti, puesto que el que da el crecimiento es Dios.

3.       Mantén tu relación de noviazgo lejos del liderazgo o por lo menos déjalo para otra etapa en la vida.

Aprende a tener prioridades en tu ministerio una cosa a la vez. El ministerio juvenil tomara la mayoría de tu tiempo y recursos. Pablo exhorta y afirma que aquellos que tienen un compromiso mientras sirven al Señor, están en desventaja en comparación a las personas solteras y sin compromisos.

4.       Se transparente.

Aprende a ser el mismo dentro de la iglesia como afuera de ella. No escondas tu personalidad ni tu pasión por Dios en cualquier lugar. Sé la misma persona arriba del pulpito como entre las bancas. Los jóvenes tienen en gran estima lo autentico, lo original y espontaneo.

5.       Conforma un equipo.

Arma el mejor equipo que puedas tener en la historia. Busca jóvenes atrevidos, llenos de Dios, y comprometidos con la santidad. Que sean fieles a Dios y a tu liderazgo.

6.       Fíjate metas.

Aprende a fijar el destino a donde llevaras al grupo de jóvenes. Tienes que tener un rumbo fijo. No hagas cosas sin planear, mas bien ten siempre una meta, y varias opciones para llegar a ella.

7.       Cuida tu corazón de los ataques de los líderes juveniles anteriores.

Si es tu primer puesto como líder, debes prever que vendrán críticas de todo tipo. Tanto buenas como malas. Aprende a guardar tu corazón de odio, resentimiento, menosprecio, y conmiseración. Todo líder juvenil tuvo que enfrentarse a nuevos retos.

8.       Pide consejo.

Pide consejo a Dios a través de la biblia, pide consejo a tu pastor, busca a otros líderes con experiencia y aprende de su consejo.

9.       Discípula a tus jóvenes de cerca.

Aprende a ser un líder que este cerca de sus jóvenes. Date el tiempo para atender sus necesidades, asistir a sus juegos de pelota, ceremonias de reconocimiento, fiestas de cumpleaños, etc. Envuélvete en su círculo cercano y mantente siempre cerca.

10.   Nunca dejes de buscar la dirección de Dios.

Un líder espiritual tendrá más impacto si se encuentra en comunión con Dios. Jesus mantenía una comunión constante y cercana con Dios a través de la oración y búsqueda de su rostro. Agenda pasar algunos minutos o tal vez horas con tu creador.

Rev. Rodolfo Garcia
Ha trabajado en el ministerio juvenil por más de 15 años, siendo líder juvenil, pastor de jovenes y orador en distintos congresos en Mexico y Estados Unidos. Actualmente está casado con Brenda M. Garcia, tienen una hija de nombre Galilea Garcia. Y trabaja como pastor general del Templo Jerusalem Asambleas de Dios en la ciudad de Brownsville TX.

Comment